Aroma de juventud

Este verano he vuelto a pintar al óleo. Tenía una imagen inacabada desde hace un par de años que por pereza no me arrancaba a terminar. Es una ilustración sobre un cuadro de Leonardo da Vinci: La Dama del Armiño. Se trataba de un ejercicio que solía realizar con mis alumnos de técnicas de ilustración (cómo echos de menos esas clases): coger un retrato y transformarlo en una imagen propia, añadiendo o quitando elementos. El caso es que la memoria viaja a mis 20 años sobre el olor del aguarrás y el aceite. Me encanta. La dama del gatiño, se llamaría esta imagen.

Dejo otros trabajos más antiguos sobre dos famosísimos retratos de Piero della Francesca.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies